Representaciones del Pasado II

Entre lo trágico y lo divino: representaciones de Babilonia y Asiria en el cine de los 50’s y los 60’s

¡Queridos viajeros! Les habla Sargón, rey del Mundo. Les traigo un trabajo que el equipo de editores hicimos sobre la representación de nuestra sociedad en esas extrañas producciones que ustedes llaman cine. ¡Esperamos lo disfruten!

Resumen

En el presente trabajo nos proponemos analizar las representaciones de Babilonia y Asiria en el cine de los 50’s y los 60’s en términos de lo trágico y lo divino. Los grandes imperios que se formaron en Mesopotamia dan testimonio de un sinnúmero de transformaciones culturales y sociales que tuvieron lugar en la Antigüedad y que aún hoy en día causan fascinación ante el público. Al pensar sobre estas civilizaciones uno puede imaginar los áridos paisajes que rodeaban las ciudades, la magnificencia de la arquitectura, costumbres extrañas entre los pobladores y un escenario de constantes guerras en las que se construían y destruían las sociedades. A través de cuatro películas: Slaves of Babylon, The Queen of Babylon, The Slave Queen of Babylon y War Gods of Babylon planteamos que los imperios de Asiria y Babilonia son representados en un aire de lo trágico, en el que las tensiones entre las ciudades, las luchas internas de poder, la ambición, el papel de las mujeres y el castigo divino juegan un papel importante en la destrucción de su gloria hasta los cimientos.

Palabras clave: Antigüedad; Asiria; Babilonia; castigo; cine; Mesopotamia; mujeres; representación; tragedia.

Introducción

La lejana Mesopotamia, cuna de grandes civilizaciones y poderosos imperios, es un espacio extraño y exótico que ha despertado el interés de Occidente. En ella se encuentran las raíces de la humanidad y los desarrollos tecnológicos más importantes de los que se tiene conocimiento; es un espacio desértico en el que los ríos y los oasis, a semejanza del Nilo, permitieron a ciertos grupos de personas formar ciudades y sociedades que alcanzaron un importante desarrollo. Ejemplos de esto son Asiria y Babilonia, centros de poder que se expandieron más allá de los límites imaginados, alcanzando riquezas exorbitantes y recursos que les permitieron transformarse en los más asombrosos lugares que uno pueda imaginar. No obstante, también se han concebido como territorios agrestes en los que cualquier tiempo de grandeza terminaría colapsando, dejando solo las cenizas y el sufrimiento.

El cine, como fuente de análisis histórico, no permitiría al estudioso conocer a cabalidad los acontecimientos, personajes y hechos de estas civilizaciones, lo cual presupone un problema a la hora de querer hacer un trabajo académico serio sobre el tema. No obstante, no es problema del cine no contar con un trabajo de investigación profundo para la elaboración de sus películas, sino del investigador por hacer preguntas incorrectas a una fuente rica en información. A manera de ejemplo, uno de los intereses de las películas escogidas en este trabajo es el de reflexionar, representar e imaginar una otredad, una sociedad tan apartada por el tiempo y el espacio que es decadente, inestable y causa de muchos abusos. Entonces, usar las obras cinematográficas a la hora de querer estudiar la representación es indispensable, ya que en estas se recogen valores culturales y estereotipos que se han construido a lo largo del tiempo[1].

El cine, además, es un producto colectivo en el que se muestra un mundo asombroso, curioso y conmovedor que pretende captar la atención del espectador y transmite, a través de las imágenes, una carga ideológica muy fuerte[2]. Por ello, a la hora de acercarnos a los filmes como fuentes no tuvimos en mente qué personajes y fechas se podían obtener o si la sociedad era verdaderamente como la estaban mostrando, sino analizar la representación que se estaba haciendo para entender un poco mejor cómo concebía Italia y Estados Unidos los dos grandes imperios mesopotámicos. Teniendo en cuenta que el cine hace una construcción de una otredad, como se mencionó anteriormente, y que esto puede ser evidenciado en los filmes, nuestra pregunta de investigación para este trabajo es ¿En qué medida fueron representados los imperios de Asiria y Babilonia como escenarios de lo trágico? y ¿hasta qué punto se les personificó como víctimas del castigo divino por su carencia de valores?

Descubriendo a Babilonia a través de Estados Unidos

Título: Slaves of Babylon

Director: William Castle

Escritor: DeVallon Scott

La época que representa la película se encuentra en el año 587 a.C., año en el cual el rey babilonio Nabucodonosor conquistó la ciudad de Jerusalén, asesinando a las clases jerárquicas y dejando como esclavos a los restantes. Estos esclavos fueron llevados a la ciudad de Babilonia, encargándose de las labores de construcción de importantes lugares en la respectiva ciudad. Muchos de estos hechos se pueden conocer gracias a importantes textos encontrados en las ruinas, además de libros de la Biblia centre los cuales están Isaías y Daniel[1], que relatan historias relacionadas con las conquistas babilónicas.

Técnica

En la década de los 40’s la cantidad de personas que asistían a los ritos religiosos de la iglesia católica aumentó en Europa y en América, de tal manera que gran parte del comercio del mundo se enfocó en los temas religiosos, entre ellos el cine, que entre los 50’s y 70’s produjo la mayor cantidad de películas religiosas con el fin de satisfacer el mercado.

Los encargados de la producción de la película procuraron darle un enfoque más bíblico, debido a la importancia que se les dio a las películas religiosas en la década de los 50’s, por tal motivo, se trata de relatar los sucesos descritos en la Biblia. La película antes mencionada trata de enfocar las profecías realizadas por el profeta Daniel, destacando que Babilonia sería conquistada con un persa de nombre Ciro y que este daría la liberación a los judíos. Tratando de enfocarse en estas profecías la película también relata al mismo tiempo el libro de Daniel, en los cuales se manifiestan múltiples sucesos en los que Dios interviene.

Inicio de la película Slaves of Babylon (1953)

En cuanto a técnicas cineastas, las escenas siempre se enmarcan en tres planos el general, el americano y el medio.

  • Plano general: Este plano consta de tomar del actor toma todo su cuerpo, desde sus pies hasta la cabeza, y tratando de enfocar el paisaje o la habitación en la que se encuentra. En la película se utiliza este tipo de plano cuando en la escena hay muchos actores involucrados, se trata de enfocar un paisaje para su admiración (cuando se trata de mostrar la ciudad de Babilonia y sus importantes construcciones, como los son los jardines colgantes, el zigurat y algunos templos) o cuando sucede una importante batalla.
  • Plano americano y plano medio: La diferencia entre estos dos planos es que, en el americano, la toma del actor empieza desde la rodilla, mientras que, en el plano medio, esta empieza desde su pecho, por tal motivo, es muy usado en la película para tener más cercanía con los personajes que hablan en el momento. Son usados en escenas en las que solo se encuentra uno o dos personajes como máximo.

Los planos de las escenas están siempre de forma normal: desde una vista centrada para generar un enfoque central de los actores involucrados. Sin embargo, en escenas muy contadas el plano que se trata de reflejar es el picado y el contrapicado, siendo más común aún el contrapicado. El picado es un plano que es enfocado desde la parte de arriba, remarcando que hay algo más abajo, este fue usado en la película cuando Belshazzar, estando en las murallas de Babilonia, observa desde arriba el ejército de Ciro, generando una sensación de altura. El contrapicado es de forma contraria, se graba al actor desde la perspectiva de abajo, haciendo saber que él está a gran altura (ambos tienen el mismo fin). Las escenas que contienen este tipo de plano son muy contadas, en una ocasión es el ejército de Ciro mirando desde abajo a Belshazzar. Otra es cuando Belshazzar, al lado de Daniel y quienes se encuentran en la fiesta, observan la mano de Dios copiando en la pared.

Plano picado

Plano contrapicado

Lugares de grabación

Santa Clarita y Aguas dulces, en California EE. UU, fueron los lugares elegidos por el director de la película. En primer lugar, trasladar las grabaciones a los países originales que se enmarcan en los libros bases resultaría muy costoso para la producción. Segundo, se buscó una ubicación en los EE. UU que tuviera un ecosistema similar a los relatos y la concepción de los paisajes de Oriente, preferiblemente zonas áridas en las cuales se resalta la coloración amarilla y que tenían poca vegetación.

La mayoría de los actores que participaron en la película tienen un tono de color moreno y, los que tienen barba, la tienen de color negro, tratando de enmarcar los rasgos físicos de los habitantes de esta zona. La vestimenta, los símbolos sagrados de las distintas creencias y los sucesos históricos (que están confirmados gracias a los hallazgos realizados), ayudan a ambientar a la película en la época que sucedieron estos hechos.

Esclavos de Babilonia (1953)

A pesar de haber surgido en un momento en el que las películas italianas de historia antigua dominaban los cines, Slaves of Babylon (1953),dirigida por William Castle y grabada en Estados Unidos, no obtuvo mucho furor en su lanzamiento. Contaba con un bajo presupuesto y fue rodada a la par de Serpent of the Nile (1953)y Salomé (1953), usando parte del equipo técnico y del reparto de actores.

El filme narra los acontecimientos que sucedieron en la Babilonia sometida al poder de los asirios, quienes habían destruido la ciudad de Jerusalén y habían esclavizado a los sobrevivientes, manteniéndolos encerrados entre las grandes murallas de la ciudad. Un día, una profecía llegó al conocimiento del profeta Daniel, la cual prevenía la caída de Babilonia en manos de los persas y la liberación de los judíos. Daniel escogió a un esclavo llamado Nahum y le dio la misión de buscar a un joven pastor que, sin saberlo, era hijo de los reyes de Media. De este modo, Nahum emprende la misión de encontrar a Ciro y lo guía en sus decisiones permitiendo que la profecía se cumpliera. La hermosa princesa Panthea cumplirá un papel importante en las decisiones del joven rey, ya que su ambición y seducción causarán, entre otras cosas, la conquista de Babilonia y una serie de conflictos entre Ciro y Nahum.

Princesa Panthea acariciando su leopardo antes de la llegada de Nahum

En el inicio se verá la Biblia siendo abierta desde el presente, dando a entender que se hará un viaje al pasado a través de sus páginas, acompañado de la voz de un narrador que guía el hilo conductor en los momentos más importantes del relato. La intención no es solo de entretener, sino de exhibir y representar el mensaje de Jehová, el dios protector de aquellos judíos que fueron esclavizados por los babilonios, y el contraste entre el culto a Marduk y la fe al verdadero Dios.

El estereotipo es claro a lo largo del filme, los babilonios son despiadados, ignorantes e incrédulos por persistir en sus mismos errores, aun cuando tenían como consejero a Daniel, quien es descrito como un hombre sabio, astuto en conocimiento y diestro en el arte de la ciencia. No obstante, allí se encuentra la tragedia, sin importar que ellos entendieran sus errores o que el rey Nabucodonosor cambiara de actitud ante la forma en la que gobernaba su Imperio, Babilonia estaba condenada a caer porque estaba escrito en las estrellas.

El espectador será transportado a tres escenarios distintos que son acomodados según su propósito en la historia. En un primer momento a una tierra árida, con construcciones de ladrillo que fueron derrumbadas e incendiadas, representando la barbarie de los soldados babilonios. A los judíos se los ve corriendo por las calles, se escuchan sus gritos y se observan sus cadáveres en el suelo, ellos no tienen un ejército que los defienda, por lo que se convierten en una presa fácil ante el depredador mesopotámico. Después se ve la calma y tranquilidad que envuelve a la ciudad de Babilonia, las mujeres lavan la ropa en el enorme río Éufrates que llena de vida los alrededores, las construcciones son altas y de una arquitectura impresionante al ser comparadas con la simpleza de Jerusalén, siguen contemplándose los tonos tierra, pero el verdor de los árboles y las palmeras hacen un contraste a los edificios. Los famosos jardines colgantes son además este símbolo de grandeza que consiguió el rey Nabucodonosor bajo su reinado. Sin duda alguna, el Imperio es más hermoso y cautivador que el lugar sagrado de Jerusalén, pero esto se había conseguido a costa del sufrimiento y la muerte de muchos esclavos. Por último, las montañas de Media son un paisaje que supera a los dos anteriores, en ellas se observa la vegetación en abundancia y muy pocos espacios desérticos. La magnificencia de los persas se sostiene no solo en sus construcciones, sino en la belleza de su territorio. Sus riquezas logran ser igualadas a las de los babilonios, pero, a diferencia de estos, son otorgadas por la naturaleza y no tomadas a la fuerza con el trabajo de los hombres.

Ruinas de Jerusalén

Jardines colgantes de Babilonia

Lavanderas del río Éufrates a las afueras de Babilonia

Montañas llenas de vegetación en los territorios medas

La aparición de los milagros

Mientras Nahum se encarga de guiar al joven persa en su ascenso al trono, en Babilonia se evidencia la opresión ejercida en contra de los esclavos judíos y sus creencias. Se les obliga, por decreto real, a negar su fe y abrazar el culto a Marduk, además de que deben llevar bordado en sus atuendos la estrella de David que los representa. Daniel es el único que continúa con sus oraciones públicas, provocando la ira del príncipe Belshazzar, quien siempre lo había visto con malos ojos. A pesar del cariño que el rey le tiene a su profeta, decide que debe ser entregado como alimento a los leones por su obstinación, pero todos son sorprendidos cuando este sale sin un solo rasguño de las jaulas, comprobando que su Dios era más poderoso que la naturaleza de las bestias.

Otros milagros que son mencionados a lo largo de la película son la aparición de un ángel que salvó a un pequeño grupo de judíos de ser quemados por los babilonios, la fuerte tormenta que apagó el fuego ocasionado por los soldados y la aparición de una mano gigante que escribió con letras de fuego que Babilonia iba a caer en manos de los persas y los medas. Ciro se convierte durante todo el discurso en una herramienta divina para castigar a los babilonios por sus ofensas. La grandeza que alguna vez había poseído el Imperio sería reducida a polvo y cenizas, pues Dios así lo había decidido antes de que existieran los babilonios, he ahí el uso de la tragedia. Finalmente, Daniel es salvado por uno de los soldados persas que entraron al palacio, los judíos regresaron a su tierra luego de ser liberados y Ciro se sienta en el trono de un Imperio más justo.

La princesa Panthea y la esclava Rachel

En el filme se presentan a dos tipos de mujeres, una es una esclava judía llamada Rachel y otra es la princesa persa Panthea. Rachel es la prometida de Nahum cuando Daniel le otorga la misión de ir en búsqueda de Ciro. Hasta ese momento había hecho unas pocas apariciones en las que se notaba su preocupación por el bienestar de Nahum y se resaltaba su papel de mujer sumisa entregada al amor. Sus principales características son las de ser una mujer bonita, humilde y con escaza importancia a lo largo del relato. En el momento en el que ella se entera de que Nahum debe partir siente una profunda pena al igual que un poco de enojo, pero lo acepta y no se le vuelve saber de ella hasta terminarse la película, cuando los judíos caminan triunfantes a Jerusalén.

Por otro lado, se tiene a la hermosísima Panthea, una princesa que había causado la admiración de distintos reyes a lo largo de todo Oriente, incluyendo la del joven Ciro. Es una mujer decidida, ambiciosa y seductora, personificando la otra cara de la moneda. Su papel en la historia es decisivo. El joven Ciro decide dejar de ser pastor, pone su vida en riesgo al buscar a sus verdaderos padres y acepta convertirse en rey solo porque tendría la oportunidad de casarse con la mujer que él deseara, incluyendo a Panthea. Durante la mayor parte del filme Ciro se negó a atacar a Babilonia y estaba satisfecho con los territorios que había conseguido en Persia, pero la noticia de que Panthea se casaría con Belshazzar provocó su ira y lo llevó a interceptar a su princesa y usar su ejército para tomar la ciudad. La princesa se termina enamorando de Nahum y ambos comparten tiempo juntos mientras el rey Ciro planea el ataque de los babilonios. Por último, durante toda la historia Panthea se muestra a sí misma como alguien una caprichosa que toma sus propias decisiones, nunca le pertenece a ningún hombre, hace lo que desea y maneja las diferentes situaciones a su antojo.

Princesa Panthea y Nahum conversando en sus aposentos

Dioses de guerra de Babilonia (1962)

Le Sette folgori di Assur es una producción italiana lanzada en 1962 en la que se relata la historia de una rivalidad entre hermanos por el amor de una mujer. A pesar de que los efectos especiales fueron un poco cortos, se puede observar en todas las escenas una gran ambientación, demostrando que su director y productores pudieron sacarle todo el jugo al presupuesto. También fue una coproducción española, italiana y francesa que sirvió de plato fuerte a Slave Girls de 1966.

En la historia el rey asirio y gobernante de Nínive, Sardanápalo, y su hermano el príncipe Sammash, recientemente nombrado rey de Babilonia, se encuentran compitiendo por el amor de la cortesana Mirra, quien llegó a la ciudad de Nínive luego de que su tierra fuese saqueada y destruida, acompañada de un profeta de las montañas de meda. El alto mando del ejército, llamado Arbace, hace todo lo que puede para poner en marcha un siniestro plan con el fin de quedarse con el poder. La película comparte los mismos elemento de la anterior: una lucha entre los dioses asirios y el dios de la verdad, una discordia causada por una mujer, un ambiente de tragedia y un castigo divino.

La destrucción de los poblados vuelve a hacer una aparición en este filme. Los asirios llegan a una aldea montando sus caballos y arrasan con todo lo que encuentran a su paso. La pastora Mirra, que se encontraba en las afueras, regresa y contempla a sus seres queridos muertos en el suelo, cayendo víctima de la locura. Entonces, aparece en escena el profeta que viajaba desde Media para tener una audiencia con el rey, él ve a la joven tratando de darle a su padre agua y con una oración y un movimiento de su mano ordena que los demonios que la afligen se extingan, en ese momento la joven llora y se vuelve testigo de su milagro. Este hombre viejo, de cabello y túnica blanca se hace en las afueras del templo para predicar sobre el señor de la verdad y es detenido junto a Mirra por los soldados de Nínive.

La arquitectura de los muros de la ciudad es de tonos rojizos y con más detalles. En el interior se encuentra el templo de roca blanca con hombres asirios representados en las columnas, dos escaleras conectadas llevan a la estatua del dios de la guerra y las tiendas de mercado, con líneas bordadas en sus telas están dispersas en todo el patio. En el interior del palacio los muros son de ladrillos de barro y hay presencia de columnas y figuras pintadas, algunas de las ventanas son diversos orificios octagonales que se abren y cierran a la vez con una manija. En el salón real, donde se lleva a cabo los procesos concernientes al rey, el suelo es de cerámica y las vigas que soportan el techo tienen estos colores rojos con ilustraciones doradas. La iconografía asiria se hace presente con las esfinges a los lados del trono, pero también hay presencia de otros elementos culturales, como cascos que terminan en punta de cono, pieles de leopardo, escudos adornando los pasillos y una vestimenta de los soldados muy occidental. 

Muros de la ciudad de Nínive

Afueras del templo de la ciudad, se alcanzan a observar las tiendas de mercado y los soldados en un lado de las columnas

Salón real, en el fondo se encuentra Sardanápalo en su trono

La comida que aparece en los aposentos son bananos, naranjas y uvas, simbolizando la riqueza y la expansión del imperio al ser frutas provenientes de los rincones más lejanos de Asia. La banana, por ejemplo, es nativa de la región indomalaya, las naranjas eran producidas principalmente en India, Vietnam y China y las uvas provenían del continente asiático[2]. Los vestidos de las mujeres son en su mayoría de color blanco con cinturones dorados y alhajas de oro, exceptuando una escena en la que Mirra lleva puesto un vestido de un tono azul digno solo de la realeza.

En el templo se desenvuelve la vida cotidiana del pueblo. Los soldados que patrullan las calles llevan un mismo uniforme y armas, como lanzas largas y escudos redondos. En algunos momentos acompañan a los gobernadores de las diferentes provincias del Imperio que asisten a la coronación de Sammash como rey de Babilonia. Entre los animales que son presentados en el mercado hay camellos, caballos y burros, mientras que, en las afueras, entre los bosques y llanuras están los leones.  

Las costumbres que son representadas en la película hacen parte de los miembros de la realeza y la nobleza. Entre ellas está que hacer ofrendas a los dioses por parte de una mujer es un derecho exclusivo de la reina. En otra escena Sammash, para probar su valía como rey, tuvo que caminar descalzo sobre carbón caliente sin demostrar dolor o gritar. Luego de su coronación, se celebraría con un festín de tres días entre todos los gobernadores y acompañantes. Después hay un momento de caza de leones, en el que personas caminaban por senderos peligrosos tocando tambores y trompetas. Acto seguido, los gobernadores y monarcas bajaban en sus carros impulsados por dos caballos, con una mano sostenían el lazo y con la otra la lanza. Todo este espectáculo podía ser contemplado por sus mujeres en la cima de los montes. De igual modo, se observa que en la guerra los soldados pelean sobre sus caballos en un duelo de espadas, una concepción muy medieval de la caballería, mientras que la presencia de infantería es muy poca, siendo reservada para los espacios de paz.

El milagro y la tragedia

El profeta Zoroastro advierte al rey Sardanápalo sobre el destino que tiene reservado Asiria y Babilonia. Sus dioses no los protegerían en la guerra que estaba por avecinarse y el imperio sería consumido por los desastres. De nuevo, el castigo divino se hace presente y crea un ambiente trágico en el que no puede hacerse nada por evitar la ira del dios. Un elemento crítico en estas escenas, que no fue muy explorado en Slaves of Babylon,es la aparición de la magia en contraposición del milagro. Luego de que Sardanápalo se diera cuenta de la muerte de su hermano en manos de los babilonios le jura al dios de la guerra que le construirá un templo espléndido si les concede la victoria, ritual que es continuado por un sacerdote quien interpreta el mensaje de los dioses a través de un sacrificio. La noticia es alentadora y el rey asirio está convencido de marchar. No obstante, Sardanápalo es vencido y destruye la estatua del templo, retando a su dios a que lo castigue, si en verdad tenía poder sobre la tierra. Por otro lado, Zoroastro no se equivoca con su profecía, sabes cosas que los demás no y destierra los demonios de la locura que habían cegado a Mirra.

La belleza de una mujer vuelve a hacer aparición como el causante de los desastres. En este caso, es muy curioso analizar que la razón de que Mirra llegue a la ciudad Nínive es por la intervención directa de Zoroastro, quien no se encontraba por mera causalidad en la aldea destruida, sino que parecía tener el conocimiento de que quién iba a encontrar allí era la persona elegida por su dios. Mirra, aunque es descrita como alguien inocente, bondadosa, humilde y sin ninguna pizca de ambición, despierta las tensiones entre los hermanos y se vuelve el motivo de que Sammash fuera asesinado por un traidor. Sin ella tener el poder de cambiar la realidad cede al destino y manda una emisaria para que informara quién había sido el verdadero asesino de Sammash.

Finalmente, una fuerte tormenta se desata en el banquete de celebración de los asirios, el río crece con rapidez y tenemos una gran parte de las escenas finales dedicada a la destrucción de Nínive. Los muros colapsan ante la inclemencia del agua, los habitantes son aplastados por las piedras y algunos de ellos mueren ahogados dentro de sus hogares. En esta parte se observa la simpleza de los aposentos comunes, con jarrones de barro para el agua, paja sobre el piso, un catre y espacios estrechos. El rey, preso de la desdicha, termina cumpliendo la profecía de Zoroastro e incendia el palacio con los miembro de la corte en su interior. A la única persona que le había concedido permiso para marcharse era a Mirra, no obstante, guiada por el amor y la desgracia, ella se queda con él hasta el último momento. Nínive arde y lo único que queda de su grandeza son ruinas y cenizas.

La reina de Babilonia (1962)

Se hace importante resaltar que la película se graba en Italia en la mitad del siglo XX, estrenándose el 28 de diciembre de 1954. Fue distribuida principalmente por Allianz Filmverleih (1955), Alemania occidental; Oefram Filmverleih (1956), Austria; Twentieth Century Fox (1956), EE. UU.

Técnica

El filme enfatiza en las texturas y la gama de colores pasteles que aparecen en el segundo plano de las múltiples escenas. Con esto se intenta mostrar de la mejor forma el imaginario colectivo que se tiene sobre oriente y sus paisajes de color terracota. La materialidad audiovisual es coherente con los métodos babilónicos de construcción, pues esta civilización usaba la tierra y sus derivados como materia prima de sus edificaciones.

En ese mismo sentido los tonos, la luz, la sombra, la penumbra y las atmosferas espaciales que se logran en muchas escenas dan cuenta del carácter sensitivo y casi sagrado que se manifiestan en las arquitecturas desarrolladas en Babilonia. En los exteriores de las arquitecturas monumentales en donde se muestra al rey Assur, se puede percibir que el carácter político y la jerarquía social que este monarca tiene. Los enfoques de luz y el encuadre de la cámara refuerzan la idea que quiere presentarse.

Las escenografías en donde se busca mostrar el paisaje, la arquitectura y los exteriores genéricos se muestran en planos generales o enteros, esto con el fin de contarle visualmente al espectador el contexto en el que se sitúa la historia. Las escenas en donde se presentan diálogos y donde aparecen los personajes casi siempre se exponen en ¾ y ½ planos, esto con el fin hacer visibles las vestimentas típicas de la época. En ese mismo sentido, la expresión corporal de los personajes pone en evidencia sus comportamientos e intenciones, por lo tanto, es parte fundamental para entender la historia.

Uno de los argumentos principales de la película es lo poderoso que puede llegar a ser el amor, resaltándose la importancia que tiene la belleza de una mujer en un mundo gobernado por los hombres. Semiramis, joven pastora que ha sido víctima de las atrocidades de los asirios vive sola en su aldea hasta la llegada de Amal, el rey de los caldeos. Luego de ella haberle ayudado a esconderse por no haberse sometido ante el rey Assur, es capturada como esclava y vendida al general Sibaris, primo de Assur. Sibaris, quien también cumple el papel de mano derecha, desea para sí el trono del Imperio, pero para ello necesita de un plan en el que Semiramis y el rey caldeo son piezas fundamentales.

Es una película que, en su representación, está muy influenciada por la cultura egipcia, romana y griega, lo cual se evidencia en la vestimenta con sus colores y medidas, los peinados de las mujeres, los utensilios como el abanico de plumas azules presente en la iconografía de los egipcios y las joyas que usan los gobernantes, provenientes de cada rincón del mundo. No obstante, también hay presentes elementos que solo pueden ser encontrados en el contexto mesopotámico, estos son las estatuas de leones y la iconografía de los hombres asirios que adornan los muros del palacio. Los colores rojos que contrastan con el blancuzco de las piedras ambientan las escenas del palacio, el templo y la ciudad.

Rey Assur sentando en su trono, en la parte posterior se encuentran los grabados asirios pintados

Puertas del palacio de Babilonia

Patio del templo

Los colores en esta película son vivos y se hacen presentes a lo largo de cada escena. El dorado hace su aparición de manera majestuosa, hallándose en estatuas, telas, coronas, collares, anillos, brazaletes, columnas y vajilla. También se tienen tonos amarillos, rojos, azules y verdes. La arquitectura se diferencia de los tonos tierra que se encuentran en la Babilonia de Slaves of Babylon y los lugares en los que se reúne la corte y el pueblo son mucho más amplios, permitiendo el desarrollo de diferentes eventos, como la coronación de los reyes, los paseos triunfales y los sacrificios.  

Como el propósito de esta película no es retratar a Babilonia como una ciudad en decadencia que está a punto de ser destruida por un mandato divino, sino retratarla como el centro político de un imperio en expansión, se hace más énfasis en las costumbres y la cotidianidad de la corte. Se encuentran escenas de danzas, como la que lleva a cabo Semiramis en la ofrenda hecha a la diosa Astarté y la presentación de ella misma ante el rey. El templo se convierte en el lugar donde se reúne el populo a celebrar las ceremonias, ubicado en el exterior del palacio y abierto a cualquiera que se encuentre en la ciudad.

En el interior del palacio se llevan a cabo festines en los que los hombres de alta cuna se recuestan sobre divanes, sobre el piso o cojines mujeres jóvenes conocidas como cortesanas los entretienen, una idea muy romanizada de estas reuniones privadas a nuestro parecer. En el pasillo principal de este salón se llevan a cabo las danzas seductoras de las mujeres y espectáculos como los enanos que corrían de un lado hacia el otro para divertir a los presentes. También hay una presencia de animales y frutas exóticas, como un mono amaestrado, cocodrilos en estanques para el entretenimiento y constantes apariciones de racimos de uvas, mangos, naranjas y peras.

Es muy fácil identificar las diferencias entre los “nobles”, los esclavos y los habitantes comunes de la ciudad, puesto que su vestimenta cambia con las medidas, los colores y los detalles en los bordados. Además, el color de la piel varía según el rango social de la persona, lo cual se evidencia con los habitantes comunes del pueblo que están más bronceados por la posible exposición al sol y los esclavos africanos de los palacios. No obstante, se debe tener en cuenta que, a diferencia de la primera película analizada, las demás son protagonizadas por actores italianos, cuyos rasgos físicos son mediterráneos.

Los terrenos son en su mayoría áridos, exceptuando las zonas cercanas a los ríos, los jardines de la ciudad y el palacio. Es probable que la mayoría de las escenas fueran rodadas en los bosques mediterráneos, por las partes más boscosas y en una especie de bosque mixto. La aldea de la que procede Semiramis posee este paisaje desértico, en el cual se agrupan las personas por la cercanía de un río y la presencia de pastizales en el que pueden alimentarse las cabras.

El papel de la belleza femenina se manifiesta de una manera muy fuerte en tres escenas. En la primera, las esclavas se peleaban a muerte por ser elegidas cortesanas de la corte del rey Assur, para ello debían saber seducir con sus movimientos y poder bailar en las ceremonias. La segunda tiene lugar cuando Assur le dice a Semiramis que una mujer tan bonita no puede arrodillarse ante nadie, lo cual refuerza la idea de que el valor de una mujer se daba por este atributo y le permitía ascender de una baja posición a tener influencia en las decisiones de un Imperio. La última es cuando Lydia, la anterior favorita del rey, es amenazada por Sibaris diciéndole que su rostro va a ser quemado con una espada al rojo vivo sino confesaba lo que sabía sobre los planes de Semiramis, ya que la belleza era lo que importaba de una mujer por ser “seres traidores y mentirosos”[3].  

Uno de los estereotipos que se repite es el de que los asirios son asesinos y cobardes, dicho en uno de los primeros diálogos del rey caldeo cuando su amigo muere a causa de un ataque sorpresa. Él intentaba bajar a dos hombres colgados de un árbol por orden de Assur y una flecha lo atravesó en la espalda. Se alude de nuevo a la destrucción y el incendio de aldeas circundantes con el único fin de tomar esclavos consigo y demostrar el poder superior que poseían. Esta mirada negativa de los asirios es contrastada con la figura heroica de Amal, un líder que se preocupó en todo momento por su pueblo, que se enfrentó a cocodrilos en un estanque para salvarlos y que al final derrotó a Sibaris para salvar a Semiramis de la hoguera, ya que este la había incriminado de una traición que no había cometido.

La reina esclava de Babilonia (1963)

A diferencia del filme anterior, la película usa la figura histórica de Semiramis, destacando su importante labor como la primera reina que tomó el gobierno del Imperio asirio. Algunos aspectos históricos que hacen parte de la leyenda difundida por los escritores griegos y que son usados en esta película son: el interés por parte de Semiramis en la construcción de la ciudad de Babilonia, su papel como comandante de las tropas y el atributo de tener una belleza que da pie a una tragedia amorosa[4].

La película relata la historia de Semiramis, una mujer con gran capacidad de encanto que tiene el propósito de hacerse con el poder de los asirios para expandir el imperio más allá de los límites establecidos, para conseguirlo se vale de una serie de artimañas con personas de poder. A diferencia de la película anterior, Semiramis es codiciosa, no proviene de una aldea y usa la seducción como un arma. Además, quienes son víctimas del amor no son los hombres que la rodean, sino ella misma al enamorarse de Kir, el rey de los dárdanos.

Técnica

En las técnicas fílmicas utilizadas en esta película se puede encontrar una clara intención de enmarcar la monumentalidad de las escenas para hacerlas más simbólicas, pintorescas o heroicas. Se utilizan construcciones representativas captadas bien sea desde el exterior o el interior y se trazan escenas que magnifiquen la situación mostrada.

Las texturas y tonalidades ocres resultan ser elementos bastante dicientes en el desarrollo de la película, pues localizan por medio del imaginario colectivo que tiene sobre el paisaje de oriente. El entorno, los materiales constructivos en terracota, la ornamentación de los interiores, etc. recrean un ecosistema espacial en donde el espectador se contextualiza y en cierta medida se ubica en los diferentes trayectos que tiene la historia.

Los multiplanos que se puede evidenciar dan cuenta de las intenciones que tenía la dirección de hacer énfasis en diversas situaciones y escenografías. Los planos generales muestran el entorno inmediato, el paisaje y el horizonte que busca retratar el lugar; los planos americanos, medios y medios cortos, buscan exponer a través del lenguaje corporal una historia que se cuenta de forma inconsciente; del mismo modo, muestran la vestimenta y los diálogos que se tienen. Los primeros planos enfatizan los diálogos, la expresión facial y rasgos físicos y emocionales como la belleza se Semiramis y la rabia en el rostro del caza leones. Por último, se muestran de manera casual los planos que intentan hacer énfasis en elementos materiales relevantes, como lo es la hoguera al final de la película.

La ambientación y la escenografía tratan de representar el contexto mesopotámico y la idea que se tiene de los paisajes de Oriente. En este sentido, el filme hace un intento de exponer la forma en la que vivían los reyes asirios. La arquitectura del interior y exterior, el horizonte, los colores del entorno, las texturas, las dimensiones y los sonidos crean toda esta atmósfera. Las puertas de la ciudad y la muralla son representadas con un color marrón rojizo y se encuentran detalles geométricos como decoración. En el interior del palacio las columnas son de lo que parece ser oro macizo con grabados asirios de magnitudes enormes en sus fustes. En la arquitectura se encuentra una cantidad considerable de símbolos asirios, tales como los toros enchapados en oro, las esfinges del león alado y las estatuas de las deidades, cuyas representaciones se ven a veces en los estandartes de los soldados. Los divanes, cojines, mantas y el diseño colorido de los ladrillos evidencian esta representación de realeza y riqueza. El piso del palacio es lustrado y se encuentran espejos en los dormitorios. Hay una presencia muy evidente de flores, tales como rosas y aves del paraíso. También hay uvas, bananas y naranjas, un patrón que ya se había visto en las películas anteriores.

Interior del palacio en el que se está llevando a cabo un espectáculo

La vestimenta es bastante diciente al diferenciar el rango que posee cada personaje en la película. El rey, por ejemplo, usa tonos azulados muy oscuros cuyo proceso era bastante complejo en la antigüedad. El azul se conseguía de minerales muy escasos, como el lapislázuli, y su fabricación se hacía excesivamente costosa[5]. El oro también está presente en bordados, collares, coronas y anillos. Los vestidos de Semiramis, por otro lado, son largos, de color blanco y un tanto sencillos. A veces se le ve rodeada de mantos naranjas, capas rojas y coronas que simbolizan su papel de consorte. No obstante, en algunas escenas se le ve usar un vestido completamente azul cuando está tomando decisiones como única gobernante. Los soldados que patrullan el palacio usan cascos puntiagudos y una armadura que les deja descubiertas las piernas y los brazos. Por otro lado, los soldados que se ven en los campamentos de batalla usan una vestimenta muy romanizada, lo cual se evidencia en el penacho de sus cascos, la medida de las túnicas, las capas rojas y sus sandalias[6]. Los esclavos de la ciudad llevan menos ropa, teniendo descubiertos el pecho, las piernas y algunos de ellos llevando peinados uniformizados. En cuanto a la vestimenta de los esclavos que están trabajando para levantar la ciudad de Babilonia los colores que usan son más terrosos.

Rey Ninurte junto al general Onnos

Reina Semiramis usando vestido azul mientras pide consejo a un adivino

Generales reunidos y en el fondo soldados marchando

Esclavos trabajando en la construcción de Babilonia

Algunas costumbres que son representadas en el filme se evidencian en los castigos y las celebraciones. Por ejemplo, en una escena a un sirviente le bañan los brazos en brea y le encienden fuego por haber regado un jarrón lleno de vino en pleno festejo. En otra se observa al rey impartiendo justicia, por ser el único guía de los dioses, y este expone que el robo es considerado como uno de los crímenes más odiosos y pocos inteligentes. Cuando Semiramis es acusada de haber cometido este delito, ella se defiende a sí misma y demuestra que solo había tomado lo que había sido abandonado en la intemperie, en consecuencia, el rey obliga al acusador a arrodillarse y pedir perdón como castigo ante la injuria. Al final de la película también se tienen a algunos esclavos con sus cabezas en el suelo, con el propósito de crear un espectáculo en el que los iban a matar con una lanza en la cabeza.

En las escenas ceremoniales se observa una dinámica diferente. El rey hace entradas triunfales luego de haber sometido a los sumerios. Generales y gobernadores de todas las provincias del imperio le hacen ofrendas y tributos, tales como piedras preciosas, enemigos vencidos en cadenas para ser sacrificados, animales de las tierras conquistadas y las cabezas de los líderes contrarios en cofres. No solo es una demostración pomposa del poder asirio, sino una representación de la forma en la que ellos concebían la guerra. En otra escena, cuando Semiramis es nombrada reina, los egipcios viajan desde el Nilo ofreciendo una alianza y ella medita si esto es beneficioso para sus intenciones de expansión.  

El papel de Semiramis como reina

Semiramis no solo es una mujer hermosa, sino que usa sus atributos para manejar a los hombres a su antojo y ocupa una posición de poder al ser la más cercana al rey asirio. Ella le pide que le otorgue una provincia en la cual construir una ciudad que aseguraría rutas de comercio y expansión hacia el este. El mismo rey la describe como una mujer codiciosa, inconstante e inescrupulosa, pero dice que estos valores son los que la hacen agradable para el dios vengador. Semiramis no solo se vale del rey para sus fines, sino que seduce al general Onnos y, cuando se da cuenta de que hay un mejor partido, en este caso Kir, el rey de los dárdanos, ella no duda un solo momento en cambiar las cartas a su favor.

Con la muerte del rey Minurte ella es nombrada reina y posee el poder que tanto ansiaba sin la necesidad de un hombre a su lado. No obstante, el amor invade su corazón y la convierten en víctima de sus propias maquinaciones. Su interés en toda la película es la finalización de la ciudad de Babilonia a cualquier costo, para ello se vale del trabajo de los esclavos dárdanos, aunque demuestra que no está de acuerdo con la esclavitud. Les ordena a sus astrólogos que le den buenas noticias sobre su proyecto, pero cuando le dicen que Babilonia se construirá en 24 lunas se enoja y ordena que se debe hacer en la mitad. Como el rey lo había dicho antes de su muerte, era una mujer impaciente e inconstante. Al final todo marcha como desea, pero Kir regresa a su vida y ella decide liberar a los esclavos dárdanos por amor, invitándolo a Nínive con ella. En sus aposentos, Kir le confiesa su plan de quitarle el poder y ella toma una decisión que le rompe el corazón. Actúa de una manera muy calmada, sirve dos copas de vino y a una de ellas le echa un polvo venenoso que guardaba en su anillo. Por último, Semiramis es asesinada con una flecha en su corazón, mientras está dando un discurso en el funeral de Kir, ambos son quemados juntos y la tragedia se hace presente de nuevo, consecuencia de la traición, la ambición y el amor.

Semiramis y Kir yacen en la pira funeraria

Conclusiones

Los grandes imperios que se formaron en Mesopotamia fueron una fuente de interés para el público general, imaginar aquellos lugares extraños que pudieron prosperar en terrenos agrestes no solo permaneció en el pensamiento colectivo, sino que trascendió a la representación del cine. Italia, promotora de estas producciones en los 50’s y los 60’s estableció una bases argumentales que se repitieron en las cuatro películas analizadas. Los filmes fueron este espacio en el que la imaginación, los relatos y el conocimiento de las civilizaciones orientales se unieron para representar los paisajes áridos, la vestimenta, la arquitectura y las costumbres mesopotámicas.

No se trata solo de un relato de los babilonios y los asirios, sino de una concepción general de Mesopotamia, Egipto y la Antigüedad. Los desiertos eran los límites naturales de estas civilizaciones, así que las ciudades se construyeron gracias a la presencia de los ríos y los oasis. Aún así, la arquitectura que se observa en los filmes refleja la capacidad del hombre para adecuarse a su entorno. Con barro, piedras y minerales construyeron magníficos palacios, los sistemas de irrigación permitieron decorar la vida con jardines y el comercio se encargó de enriquecer estos centros culturales. Debido a algunas similitudes entre los imperios orientales y la ausencia de un interés de los productores por diferenciarlos se halla una simbiosis de las culturas, acompañada de una representación bastante occidental de los soldados, la corte y los reyes.

Los colores y el diseño de las vestimentas diferencian a los reyes de los generales, a los soldados de los ciudadanos y a los esclavos reales de los esclavos de las construcciones. Además, la presencia de animales y alimentos exóticos se encuentra en todas las películas. En los aposentos reales, los salones del palacio y las tiendas de los generales no podían faltar frutas como las uvas, bananas, naranjas y peras, alimentos cuya proveniencia indicaba conexiones comerciales con zonas orientales bastante alejadas. El cocodrilo, el mono, el camello, el león y el leopardo llevan al espectador a conocer esta fauna extraña y en ocasiones domesticada. Oriente es un lugar maravilloso, pero el argumento de las películas lo vuelve peligroso e inhumano. 

Las civilizaciones que se muestran son imperfectas, se construyen en un escenario de constantes guerras por los recursos y el poder. Los poblados son construidos y destruidos, la tragedia es un elemento que se repite, a veces por el castigo de un dios, otras veces por la ambición y las mujeres. Es cierto, son imperios que en algún momento tienen el control de un área bastante extensa, pero al final terminan perdiéndolo todo y en el peor de los casos solo quedan la cenizas de lo que alguna vez había sido grande. Los asirios y babilonios son representados como asesinos, ambiciosos, traidores y peligrosos, aunque se hallan personas buenas, terminan ocasionado grandes males, como en el caso de la pastora Mirra, quien fue víctima del amor y la belleza.

El papel de las mujeres y del amor se repite en los cuatro filmes. La mujeres son bellas, pero peligrosas. Los hombres se pelean por sus encantos, los ejércitos van a la guerra y la estabilidad de las ciudades colapsan por ellas. La princesa Panthea y la ambiciosa reina asiria son mujeres que seducen para su propio beneficio. Por el contrario, Mirra y la Semiramis pastora parecen estar malditas por su hermosura, ya que, aunque no lo desean, ocasionan muertes y desastres. La tragedia también deriva de las mujeres y son comparadas con los traidores, arquetipo de aquellos que atacan por la espalda y envenenan la mente o el cuerpo de los reyes. Finalmente, la intervención divina a través de los milagros y los profetas en los filmes Slaves of Babylon y War Gods of Babylon hacen su aparición porque responden a intereses diferentes. En estos filmes se representa la idolatría de los mesopotámicos, cuyos dioses y la naturaleza misma son vencidos por el verdadero Dios. El mensaje es claro, Asiria y Babilonia son lugares extraños con costumbres atroces, en los que la esclavitud, las pasiones, los juegos de poder, la ambición, el amor y las mujeres juegan un papel importante para su grandeza y posterior destrucción.

Referencias

Fuentes primarias

Libros

Nacar Fuster, Eliono y Colunga Cueto, Alberto. “Libro de Daniel”. Sagrada biblia.Madrid: editorial eclesiástica, 1972.

Filmes

Cortigiana di Babilonia. Dirigida por Carlo Bragaglia. 1954; Italia: Pantheon, 1954. Film.

Ercole contro i tiranni di Babilonia. Dirgida por Domenico Paolella. 1964; Italia: Romana Film, 1964. Film.

Slaves of Babylon. Dirigida por William Castle. 1953; EE. UU: Columbia Pictures Corporation, 1953. Film.

The Slave Queen of Babylon. Dirigida por Primo Zeglio. 1963; Italia: Glob Films International, 1963. Film.

War gods of babylon, Dirigida por Silvio Amadio 1962; Italia: Glob Films International, 1962. Film.

Fuentes secundarias

Artículos y libros

Chicangana-Bayona, Yobenj Aucardo y Barreiro Posada, Paula Andrea. “Colombia vista por el Norte: Imágenes desde el cine de Hollywood”. Anagramas 12, n.° 23 (2013): 131-158.

Goyeneche-Gómez, Edward. “Las relaciones entre cine, cultura e historia: una perspectiva de investigación audiovisual”. Palabra Clave 15, n.°3 (2012): 387-414.

Said, Edward. Orientalismo. Barcelona: Debolsillo, 2002.

Sorlin, Pierre. “El cine, reto para el historiador”. Istor año V, n.° 20 (2005): 11-35.

Sitios web

 “Duelo de Reyes (1963)”. IMDb, https://www.imdb.com/title/tt0056088/?ref_=tt_urv (consultado: 18 de julio de 2019).

“Equipamiento del ejército romano”. Historia Bélica, https://historiayguerra.net/2014/08/19/equipamiento-del-ejercito-romano/ (consultado: 18 de julio de 2019).

“Le sette folgori di Assur (1962)”. IMDb, https://www.imdb.com/title/tt0056674/ (consultado: 18 de julio de 2019).

“Semiramis, Esclava y Reina (1954)”. IMDb, https://www.imdb.com/title/tt0049094/ (consultado: 18 de julio de 2019).

“Slaves of Babylon (1953)”. IMDb, https://www.imdb.com/title/tt0046328/ (consultado: 18 de julio de 2019).

“Técnicas cinematográficas”. Slideshare, https://es.slideshare.net/MFL_HA/tecnicas-cinematograficas (consultado: 23 de julio de 2019).

Barral, Miguel. “El azul es el color más extraño”. Open Mind, https://www.bbvaopenmind.com/humanidades/artes/el-azul-es-el-color-mas-extrano/ (consultado: 18 de julio de 2019).

Galbraith, Stuart. “War Gods of Babylon”. DvdTalk, https://www.dvdtalk.com/reviews/23243/war-gods-of-babylon-war-goddess/, (consultado: 16 de julio de 2019).

Piccardo, Diego Rafael. “Breve historia de los últimos 50 años de la iglesia católica (1964-2014). Rev Cien Cult 18, n.° 32  (2014): 9-63 http://www.scielo.org.bo/scielo.php?script=sci_abstract&pid=S2077-33232014000100002&lng=es&nrm=iso (consultado: 23 de julio de 2019).

Such Gutiérrez, Marcos. “The true history of Semiramis”. National Geographic,https://www.nationalgeographic.com/archaeology-and-history/magazine/2017/09-10/searching-for-semiramis-assyrian-legend/#close (consultado: 16 de julio de 2019).

Tim Lambert, “A Brief History of the Fruits”, A World History Encyclopaedia, http://www.localhistories.org/fruits.html (consultado: 19 de julio de 2019).

Zimmer, Mark. “War Gods of Babylon/War Goddess”. Digitallyobsessed, http://www.digitallyobsessed.com/displaylegacy.php?ID=8852 (consultado: 16 de julio de 2019).

Anexo

Esclavos de Babilonia

Director: William Castle

País: Estados Unidos de América

Año: Octubre de 1953

Sinopsis: El Imperio babilónico ha invadido la ciudad de Jerusalén, lo que ha llevado a su destrucción y saqueo por parte de los babilonios, quienes decidieron tomar a los judíos como sus esclavos. El profeta Daniel, cincuenta años después del suceso, ha enviado a uno de sus más fieles siervos para que se cumpla la palabra del Señor. La profecía dice que en Media encontrará a un joven pastor de nombre Ciro, destinado a ser el gobernante del Imperio persa y encargado de la conquista de Babilonia con la consecuente liberación de su pueblo esclavizado.

La reina de Babilonia

Director: Carlo Ludovico Bragaglia

País: Italia

Año: 28 de diciembre de 1954

Sinopsis: En el 600 a.C. Babilonia es conquistada por el ejército del rey Assur. El pueblo caldeo se niega a someterse a su gobierno y su líder Ahmal huye de una emboscada, siendo escondido por una hermosa mujer pastora llamada Semiramis. Ella es capturada como esclava por haber ayudado a Ahmal, es comprada por Sibari, el primo malvado del rey, y se convierte en la favorita de Assur. El mismo Ahmal es hecho prisionero y ella se casa con el rey para protegerlo. Sibari usa a Ahmal y a Semiramis en su plan de tomar el poder para sí.

La reina esclava de Babilonia

Director: Primo Zeglio

País: Italia

Año: 22 de marzo de 1963

Sinopsis: El general Onnos regresa de una exitosa campaña militar a la capital asiria de Nínive. Le presenta al rey Minurte una serie de esclavos recién capturados, entre ellos Kir, el derrotado rey de los dardanios. Kir atrae la atención de Semiramis, una hermosa mujer que es miembro de la corte y que tiene ambiciones de expandir el Imperio más allá de sus límites. Ella convence a Minurte para que le otorgue una provincia y utiliza el trabajo esclavo, incluido a Kir sin saberlo, para construir la ciudad de Babilonia. Durante todo este tiempo ella planea derrocar a Minurte usando alianzas cambiantes con Kir y el General Onnos.

Dioses de Guerra de Babilonia

Director: Silvio Amadio

País: Italia

Año: 24 de noviembre de 1962

Resumen: El noble y sabio rey Sardanapolo y su más suave e ingenuo hermano, el príncipe Sammash, se enojan por los afectos de la dulce y seductora joven campesina llamada Mirra. Mientras tanto, el traicionero y ambicioso General Arbace conspira contra ambos hermanos para liberar Babilonia del poder asirio.


[1] Yobenj Aucardo Chicangana-Bayona y Paula Andrea Barreiro Posada, “Colombia vista por el Norte: Imágenes desde el cine de Hollywood”, Anagramas 12, n.° 23 (2013): 131-158.

[2] Pierre Sorlin, “El cine, reto para el historiador” Istor año V, n.° 20 (2005): 11-35.

[1] Nacar Fuster, Eliono y Colunga Cueto, Alberto. “Libro de Daniel”. Sagrada biblia.Madrid: editorial eclesiástica, 1972.

[2] Tim Lambert, “A Brief History of the Fruits”, A World History Encyclopaedia, http://www.localhistories.org/fruits.html (consultado: 19 de julio de 2019).

[3] Estas palabras las expresa Sibaris cuando sostiene la espada en el fuego.

[4] Marcos Such Gutiérrez, “The true history of Semiramis”, National Geographic, https://www.nationalgeographic.com/archaeology-and-history/magazine/2017/09-10/searching-for-semiramis-assyrian-legend/#close (consultado: 16 de julio de 2019).

[5] Miguel Barral, “El azul es el color más extraño”, Open Mind, https://www.bbvaopenmind.com/humanidades/artes/el-azul-es-el-color-mas-extrano/ (consultado: 18 de julio de 2019).

[6] “Equipamiento del ejército romano”, Historia Bélica, https://historiayguerra.net/2014/08/19/equipamiento-del-ejercito-romano/ (consultado: 18 de julio de 2019).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s